Qué ver en Estrasburgo y ciudades cercanas

725

Te contamos todo lo que tenés que ver en Estrasburgo, la capital de Alsacia y una de las regiones más lindas de Francia. Esta ciudad de cuento está situada en el bajo Rin, en el límite de la frontera con Alemania. Es la primera ciudad francesa en ser declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

Alsacia fue a lo largo de los siglos alternativamente parte de Francia y de Alemania. Por eso vas a encontrar una combinación única de arquitectura alemana inmersa en un entorno francés.

Qué ver en Estrasburgo

¿Cómo llegar a Estrasburgo?

Si vas desde París, la mejor forma de llegar es en tren.

Lo tomás en la estación Gare de l´Est y con el TGV llegás en menos de 2 horas. También podés ver otras opciones en la web de OUI sncf.

¿Cuándo es mejor viajar a Estrasburgo?

Siendo la capital de la navidad, la mejor época para viajar a Estrasburgo es obviamente diciembre. Tiene los mejores mercados navideños y toda la ciudad está diseñada para que te sientas dentro de un cuento.

Pero si no querés viajar en invierno, otra época linda es en primavera, cuando la ciudad se llena de flores que embellecen aún más las casas y los puentes.

Imperdibles que tenés que ver en Estrasburgo

Podés comenzar a descubrir Estrasburgo con un Tour gratuito para tener una visión general de la ciudad.

 

Gran Isla

La zona más linda de Estrasburgo es el Casco Antiguo, que está ubicado en la Gran Isla sobre el río III. Toda la ciudad se conformó a ambos lados de este río.

1- Petite France – qué ver en Estrasburgo

La Petite France es el barrio más antiguo y pintoresco de Estrasburgo. Es un lugar ideal para perderse por las callecitas adoquinadas con las típicas casas renanas de entramados de madera y balcones floridos.

En este barrio vivían antiguamente los pescadores, molineros y curtidores de pieles. En la actualidad en estas casas se ubican hoteles y restaurantes. Como la Maison des Tanneurs, una antigua casa de curtidores que actualmente hospeda a un restaurante de comida típica alsaciana.

La Petite France se extiende desde los Puentes Cubiertos hasta el Puente Saint Martín, y está atravesada por canales unidos por puentes.

Puentes Cubiertos

Los Puentes Cubiertos (Ponts Couverts) son los más famosos de Estrasburgo, a pesar de que en la actualidad ya no son cubiertos. Se mantienen las cuatro torres que eran parte de la antigua muralla. Estos torreones conectaban las galerías cubiertas que luego fueron sustituidas por los puentes actuales.

Frente a los Puentes Cubiertos está la Presa Vauban. Esta esclusa se construyó para proteger a la ciudad, después de ser anexada a Francia. Podés recorrer el interior que está formado por galerías donde se exponen esculturas de la Edad Media.

También podés subir a la terraza y tener una vista de los Puentes Cubiertos y del resto de la ciudad.

2- Plaza de la catedral – qué ver en Estrasburgo

Una de las plazas más importantes que tenés que ver en Estrasburgo es la de la Catedral.

La Catedral de Notre Dame se construyó entre los siglos XII y XV en estilo gótico tardío. Con una torre campanario que llega hasta los 142 metros de altura, fue hasta 1847 el edificio más alto del mundo. Hoy es la segunda catedral más alta de Francia, después de la de Rouan.

Qué ver en Estrasburgo

La fachada de la catedral es impresionante, especialmente si llegás desde la rue Mercière. Es una calle angosta, lo que hace que vista de la catedral sea de mayor monumentalidad.

qué ver en Estrasburgo

En el interior, además de ver las esculturas y los vitrales coloreados, no te pierdas el Reloj astronómico. Fue construido en el siglo XVI cuando la catedral era aun protestante.

La entrada a la catedral es gratuita, pero si querés conocer más sobre el reloj astronómico podés comprar la entrada que incluye la proyección de un video con la historia del reloj y el desfile de los 12 apóstoles.

También podés subir a la plataforma de la catedral para tener una vista panorámica de la ciudad.

Maison Kammerzell

En la misma Plaza, frente a la Catedral, vas a ver a la famosa Maison Kammerzell. Es una casa de tres plantas construida en el estilo típico del Renacimiento alemán. Su forma rectangular con amplio techo a dos aguas parece suspendida sobre la planta baja abierta con arcadas. Actualmente en esta casa funciona un hotel-restaurante.

Desde 1570 se instala en la plaza de la Catedral el Christkindelsmärik, el famoso mercado navideño de Estrasburgo. Fue debido al protestantismo que se adoptó el mercado del Niño Jesús en reemplazo del de San Nicolás. Desde entonces, a partir de noviembre la decoración navideña invade toda la ciudad, con las fachadas iluminadas de las casas, el aroma de la canela, de las especias y los villancicos de las iglesias.

 

3- Museo de la Opera del Duomo – qué ver en Estrasburgo

Entre los museos que tenés que ver en Estrasburgo, está el de la Ópera del Duomo. Es un museo de pintura y escultura alsaciana que tiene obras que van desde la Edad Media hasta el siglo XVIII. Es bastante similar al Museo Cluny de París.

Qué ver en Estrasburgo

El recorrido es cronológico y se comienza con las esculturas medievales de la catedral hasta llegar a los pisos superiores con pinturas del Renacimiento y Barroco.

En el piso superior se exhiben también dibujos e instrumentos arquitectónicos de la época cuando fue construida la catedral.

4- Palais Rohan – Museo de Bellas Artes

Otro de los museos que tenés que ver en Estrasburgo es el de Bellas Artes que está ubicado en el Palacio Rohan.

El palacio era residencia de los príncipes, obispos y cardenales de la familia Rohan, una antigua familia de la nobleza de Francia.

Dentro del palacio hay tres museos: el de Bellas Artes, el Museo de Arte Decorativo y el Museo Arqueológico.

En el Museo de Bellas Artes vas a ver una importante colección de pintura europea que data de la Edad Media hasta 1870. Hay obras de Giotto, Memling, Botticelli, Rafael, Rubens, Goya, etc.

5- Museo Alsaciano

Si te gusta el arte popular y el folclore, tenés que visitar el Museo Alsaciano. Es un museo de arte y tradiciones folclóricas ubicado en una antigua casa alsaciana. Vas a poder ver el estilo de vida de esta región francesa con sus muebles, vestidos, juguetes, arte popular y tradiciones regionales.

6- Place Kléber

La plaza principal y la de mayor tamaño de Estrasburgo es la Plaza Kléber. Toma el nombre de Jean Baptiste Kléber, un militar importante de la revolución. En el centro está su monumento, en el lugar donde fue enterrado.

Qué ver en Estrasburgo

Durante todo el año la plaza es el centro comercial de Estrasburgo, pero tiene un protagonismo especial durante la Navidad. Es en esta plaza donde se ubica el tradicional árbol de navidad y donde se desarrolla también el espectáculo de luces.

Durante el resto del año, todos los martes, miércoles y sábados entre las 9 y las 19 hs. se instala un mercado de libros.

7- Place Gutenberg

Similar a la plaza Kléber pero de menor tamaño es la Gutenberg. En su centro se ubicó la estatua del inventor de la imprenta.

También esta plaza toma protagonismo durante la navidad, ya que acá se instala otro de los mercados navideños de Estrasburgo. Además es famoso el árbol azul revestido con infinidad de luces.

8- Place Broglie

En la Plaza Broglie se encuentran dos de los edificios más importantes de Estrasburgo: el Ayuntamiento y la Ópera du Rhin.

Durante la Navidad se instala acá otro de los famosos mercados con gastronomía típica alsaciana y adornos navideños.

9- Barrio de la Neustadt y Barrio Europeo

El barrio alemán o imperial fue construido cuando Alsacia y Lorena fueron anexadas al imperio alemán en 1871.

Los edificios siguen los estilos típicos de los siglos XIX y XX, como el neoclásico, el neogótico y el modernismo. Más que como un barrio se pensó como una nueva Ciudad Imperial (Neustadt) dentro de la ciudad de Estrasburgo, al norte de la Gran Isla.

Entre los monumentales edificios se destaca la Place de la République. Es una plaza imperial, diseñada a modo de jardín a la francesa, donde se sitúa el Palais du Rhin y otros edificios para el nuevo poder, como la Biblioteca Universitaria y el Teatro Nacional.

Siguiendo hacia el norte de Estrasburgo está el Barrio Europeo. Es un barrio moderno que alberga a las Instituciones Europeas, como el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo. 

Es llamativo el contraste que se genera entre el estilo moderno de estos edificios y las casas pintorescas que los rodean.

10- Parque de Orangerie

Este parque se ubica cerca del Palacio de Europa y es el más antiguo de Estrasburgo.

Si algo caracteriza a este parque son los naranjos y las cigüeñas.

Los más de 140 naranjos fueron traídos del Château de Bouxwiller y están en el  Pabellón Joséphine.

Dentro del parque hay además un mini-zoo y una mini-granja con varios animales. Entre las aves están las cigüeñas, símbolo de Alsacia. A las cigüeñas las vas a ver en toda Alsacia con sus nidos en las copas de los árboles, en los techos de las casas y en los campanarios de las iglesias, además de en infinidad de souvenirs.

y es que la cigüeña no viene de París, sino de Estrasburgo.

11- Iglesias que tenés que ver en Estrasburgo

La alternancia entre gobiernos franceses y alemanes hizo que en Estrasburgo se construyeran tanto iglesias protestantes como católicas.

Entre las protestantes está la Iglesia de San´t Pierre de Jeunne. Es una iglesia gótica que se comenzó a construir en el siglo XI en el emplazamiento de una capilla merovingia. En el interior se conservan frescos del siglo XIV y el claustro con columnas del siglo XI.

La Iglesia de San Pablo está dedicada al culto luterano, ya que se construyó en el siglo XIX durante la anexión de Alsacia y Lorena al imperio alemán. Después de la finalización de la Primera Guerra Mundial pasó a ser la segunda parroquia de Estrasburgo, después de la Iglesia de Santo Tomás.

Otra de las iglesias interesantes para conocer es la de San´t Pierre Le Vieux. La particularidad de esta iglesia es que está destinada tanto al culto protestante como al católico. Tiene dos entradas diferentes que llevan a las dos partes de la iglesia.

Strasbourg Pass – qué ver en Estrasburgo

Si vas a estar dos o tres días en Estrasburgo y querés aprovechar para ver todo, te recomendamos que saques el Strasbourg Pass. Este talonario lo compras en la oficina de Turismo que está en la Plaza de la Catedral.

El pase incluye:

  • la entrada a 1 museo gratis y la reducción en el precio del segundo museo
  • una excursión en barco por los canales de Estrasburgo
  • el pase para ver en funcionamiento del reloj astronómico de la catedral
  • la subida a la plataforma de la catedral (a partir del mes de abril)
  • descuentos para otras actividades

Si sacás el pase, no te pierdas el paseo en barco.

¿Qué comer en Estrasburgo?

Durante tu recorrido por Estrasburgo aprovechá para visitar los Winstubs. En estas tabernas alsacianas podés probar alguna de las especialidades de la gastronomía local.

Entre la gastronomía alsaciana se destaca el chaucroute, el famoso chucrut alemán que tiene en realidad su origen en Alsacia. Son hojas de repollo fermentado en salmuera que se acompaña con embutidos de carne de cerdo.

Otro de los platos tradicionales es el baeckeoffe. Es una mezcla de papas, cebollas, carne de cordero, ternera y cerdo marinados en vino blanco, especias y enebro que se cocina lentamente en una vasija de cerámica. Un plato sustancioso para los inviernos alsacianos.

Muy tradicional de Estrasburgo es la tarta flambée. Parece una pizza, pero está realizada con una masa muy fina y crujiente que se cubre con distintos ingredientes. El gusto tradicional va con crema, cebolla y tocino.

Como postre, podés probar el Kugelhopt, un pan dulce enriquecido con pasas de uva. Es tan navideño como los bretzels, los muñecos de jengibre y los buñuelos que podés acompañar con vino caliente.

Algunas visitas desde Estrasburgo

Desde Estrasburgo podés hacer varias escapadas de un día.

Colmar es otra ciudad de cuento que no te podés perder si estás en Estrasburgo. Con el tren llegás en solo media hora.

Desde Colmar podés recorrer otros pueblos muy pintorescos de Alsacia como Eguishem, Riquewihr, Kaysesberg, Ribeauvillé y Obernai. Te podés trasladar en bus y hacer también la ruta del vino de Alsacia.

Si no te querés complicar con los traslados podés hacer este tour fantástico por los pueblos de Alsacia.

 

Desde Estrasburgo podés ir a Alemania en tranvía.

Kehl es una ciudad alemana en el límite de la frontera con Francia y podés cruzar con el tranvía. Tenés que tomar la línea D y bajarte en Kehl Rathaus, apenas cruza el Rin. Los boletos los compras en las máquinas que están en las estaciones y no te olvides de validarlo antes de subir.

 

Kehl no es en realidad una ciudad muy atractiva. Pero desde ahí podés ir a Gengenbach, una ciudad medieval en la Selva Negra. Con el bus o el tren tardás un poco más de una hora.

También en la Selva Negra podés visitar Friburgo-en-Brisgau y Baden-Baden.

La zona de Alsacia es famosa por sus castillos. Imperdible la visita al Castillo Haut-Koenigsbourg.

Con esto terminamos nuestro recorrido con todo lo que tenés que ver en Strasburgo. Seguí descubriendo Francia con los Imprescindibles de París.