Imperdibles de Karlovy Vary: 10 lugares que no podés dejar de ver

441

Catalogada como una de las ciudades balneario más importantes de Europa, Karlovy Vary se destaca por sus pintorescas calles, sus columnatas, y fuentes curativas de agua termal. Se ubica en la región de Bohemia, a unos 130 kilómetros al oeste de Praga, lo que la hace ideal para ir y volver en el día. Conocé los principales 10 lugares imperdibles de Karlovy Vary, una ciudad que no te va a decepcionar.

 

 

 

Se cree que los romanos ya conocían y usaban estas aguas de la zona por sus propiedades curativas. Sin embargo, fue en el siglo XIV cuando comenzó la fama de Karlovy Vary como un destino balneario.

Según la leyenda, en 1358, el emperador Carlos IV fundó la ciudad después de descubrir las aguas curativas durante una cacería. Se dice que estas aguas aliviaron sus dolencias y así decidió establecer un balneario en el lugar, que después se llamó Karlovy Vary en su honor. Desde entonces, la ciudad se mantuvo como un lugar popular para la aristocracia y la alta sociedad europea.

Durante la Belle Époque, en el siglo XIX, la ciudad se convirtió en uno de los destinos más glamorosos y de moda de Europa. Fue en este período cuando se construyeron muchas de las impresionantes columnatas y edificios neoclásicos que aún se conservan hoy en día.

Te contamos, entonces, cuáles son los 10 lugares imperdibles de Karlovy Vary.

10 Lugares imperdibles de Karlovy Vary

1- Calle Krále Jiřího (Calle rey Jorge)

Si llegás a Karlovy Vary desde la estación de trenes, podés comenzar tu recorrido subiendo esta calle que se eleva entre coloridas casas y edificios históricos.

Vas a tener vistas panorámicas de la ciudad balneario y de sus alrededores boscosos.

Los históricos edificios neoclásicos, ahora transformados en hoteles de lujo con baños termales, fueron restaurados y mantienen su esplendor original.

También podés ver la Iglesia Ortodoxa de San Pedro y San Pablo desde lo alto, un edificio de estilo neobizantino que contrasta con la arquitectura tradicional de la ciudad.

2- Vistas de las casas del Río Teplá

Casi paralelamente a la calle Krále Jiřího corre el río Teplá que atraviesa la ciudad.

El paseo bordeando el río es un imperdible de Karlovy Vary porque es donde están algunas de las casas más emblemáticas de la ciudad.

Con sus fachadas pintadas de colores pastel, estas pintorescas e imponentes casas se alinean a ambos lados del río y recuerdan el glamour de la Belle Époque.

Entre las casas más famosas, podés ver la fachada de la Casa Mozart y la Antigua sede de los Caballeros de Malta.

 

3- Grandhotel y Casino Pupp

Siguiendo por la orilla del río Teplá vas a llegar a este hotel, donde se dice que hasta se hospedó Ludwig van Beethoven.

El río a sus pies y el bosque como telón de fondo crean un marco impactante para este edificio neoclásico.

Este lugar es famoso, además, por su participación en películas icónicas como «Casino Royale», de James Bond, donde se presentó como el lujoso Hotel Splendide. También fue escenario de la película «Last Holiday», e inspiró la creación del célebre «Grandhotel Budapest».

Su historia y sus vínculos cinematográficos atrae a personalidades famosas, dignatarios y celebridades de todo el mundo.

Toda la zona en torno a este hotel se destaca por sus edificios neoclásicos, de gran lujo y sofisticación.

4- Mirador de Diana

Muy cerca del Grandhotel Pupp, siguiendo por la calle Mariánská, vas a llegar al funicular que te lleva al Mirador de Diana.

El funicular va subiendo a través del bosque hasta llegar a lo alto de la colina donde se ubica el mirador.

A la cima del mirador podés acceder a través de un ascensor o por las escaleras para tener una impresionante vista panorámica de la ciudad.

Además de subir al mirador, podés recorrer el parque, comer algo en el Restaurant Diana y visitar Papilonia, la casa de las mariposas de Karlovy Vary.

5- Iglesia de San Pedro y San Pablo

Esta iglesia del siglo XIX está ubicada al pie de las montañas, y es una de las visitas imperdibles de Karlovy Vary.

Imperdibles de Karlovy Vary

La idea de construir una iglesia ortodoxa rusa comenzó a mediados del siglo XIX debido a que llegaban muchos turistas rusos.

Como no había iglesias ortodoxas en esta región de Bohemia Occidental, no podían asistir a los servicios religiosos, así que evitaban ir a Karlovy Vary para recibir tratamiento.

La iglesia fue construida siguiendo el estilo neobizantino característico de las iglesias rusas del siglo XVII, y destaca por sus cúpulas doradas que le otorgan un esplendor singular.

6- Centro Histórico y Columna de la Peste

También llamada Columna de la Santísima Trinidad, es una estructura barroca de 9 metros de altura que se ubica en el centro de la Plaza del Mercado.

Fue colocada en 1716 como un monumento conmemorativo en agradecimiento por liberar a la ciudad de la peste que había azotado la región en 1713.

Está formada por el grupo escultórico que representa a la Santísima Trinidad coronando a la Virgen María y acompañados por Santos.

En el pedestal resalta la estrella dorada de seis puntas.

7- Columnata del Parque

Entre las visitas imperdibles de Karlovy Vary están, por supuesto, las columnatas y fuentes de agua termal. Son 12 las fuentes principales, cada una de ellas tiene una placa con su número, su nombre, y la temperatura a la que fluye.

Las aguas minerales provienen de manantiales naturales que emergen de las profundidades de la tierra, y están enriquecidas con minerales y oligoelementos.

Son conocidas por sus propiedades curativas y terapéuticas, especialmente para problemas digestivos y metabólicos. Cada uno de los manantiales tiene diferentes temperaturas y concentraciones de minerales, lo que les da características únicas y se recomiendan para distintas afecciones.

Estas fuentes están protegidas por columnatas o estructuras arquitectónicas que forman galerías cubiertas.

 

La Columnata del Parque es una parte del antiguo pabellón construido en el siglo XIX en hierro fundido.

Está ubicada en el parque Dvořákovy sady y contiene el manantial Sadový, que fluye a una temperatura de 47,4° C, y el manantial Hadí de 30° C, que sale de la boca de una serpiente.

8- Columnata del Molino

La Columnata del Molino es la más antigua y se construyó entre 1871 a 1881. Es de estilo renacentista y está ubicada sobre el río Teplá.

Imperdibles de Karlovy Vary

Alberga los manantiales Mlýnský (56,6° C), Rusalka (60,2° C), Knížete Václava (65,6° C), Libuše (63° C) y manantial de Skalní (46,9° C).

9- Columnata del Mercado

La Columnata del Mercado fue construida en 1883. Se encuentra en la Plaza del Mercado y protege los manantiales Zámeckí Dolní (55,6° C), Tržní (65,2° C) y Karla IV (68° C).

Junto a la fuente Karla IV, hay un relieve en madera que representa al emperador Carlos IV, de cacería en Karlovy Vary cuando, según la leyenda, descubrió los manantiales.

Se cree que es en este lugar, en los antiguos Baños de Carlos, donde el emperador se curaba de sus dolencias.

10- Pabellón de las Fuentes Termales

La Columnata de Vřídelní es la más reciente, y fue inaugurada en 1975 para celebrar el milenio de la ciudad.

Es una estructura moderna de hormigón armado vidriado de estilo funcionalista. En un pabellón separado brota el manantial de Vřídl, con una altura de hasta 12 metros y a 73,4° C. Sobre el manantial hay una cúpula de prismas de vidrio realizada por el escultor Jan Fišer.

Imperdibles de Karlovy Vary

En una sala adyacente, hay cinco manantiales adicionales, donde el agua termal se enfría a 50 y 30° C, para tratamientos potables.

También podés pasar por el manantial Svoboda (60° C), que está cubierto por un pabellón octogonal de madera pintada de blanco y cerrado con una cúpula.

La forma típica de tomar estas aguas curativas que salen de los manantiales, es a través de las “lázeňské pohárky”, o “tazas de spa”, que existen desde el siglo XVI.

Son unas jarritas de porcelana blanca con distintas decoraciones. Tienen un asa y una boquilla en forma de pipa que es por donde se bebe el agua, ya que al realizar el recorrido va bajando un poco la temperatura.

Las podés comprar en cualquiera de los puestos que están cerca de las fuentes.

Además de su agua termal, que tiene un sabor metálico bastante feo, Karlovy Vary también ofrece la posibilidad de disfrutar de baños termales y diversas terapias curativas.

Para algunos, otro de los manantiales principales de Karlovy Vary es el licor Becherovka, realizado en base a una mezcla de hierbas, especias y raíces.

Fue creado por el farmacéutico Josef Becher en 1807, primero como medicina, porque se creía que tenía propiedades digestivas y curativas. Con el tiempo se convirtió en una bebida popular y característica de la región.

Si te interesa saber sobre la historia y la producción de este licor, en Karlovy Vary podés visitar el Museo Becherovka.

Estos son 10 de los imperdibles de Karlovy Vary.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá un comentario
Por favor, introducí tu nombre acá