Qué ver en Brujas – 15 razones por las que deberías conocer esta ciudad

1136

Brujas es uno de los lugares obligados al que deberías ir por lo menos una vez en tu vida. Acá te contamos cuales son las 15 razones para hacerlo y todo lo que tenés que ver en Brujas en 1 día.

Brujas es una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa y se caracteriza por sus casitas pintorescas que datan de los siglos XV al XVIII.

Llamada la “Venecia del Norte”, Brujas está surcada por canales donde vas a encontrar las mejores vistas fotográficas.

Es una ciudad para recorrer a pie y, si bien la podés conocer en 1 día o una tarde, te recomendamos que, si tenés tiempo, te quedes también una noche para disfrutar la ciudad iluminada.

Uno de los puntos interesantes de Brujas es precisamente su nombre en español. Brujas es una traducción aproximada del original en neerlandés Brugge que, literalmente, significa “puentes”, debido a la cantidad de puentes que atraviesan los canales de la ciudad.

Cómo llegar a Brujas

Una forma muy fácil de llegar a Brujas es en tren desde Bruselas. Llegas en aproximadamente 1 hora de viaje.

También podés llegar a Brujas desde países limítrofes, como Holanda o Francia.

  • Desde Ámsterdam Centraal el tren tarda entre 3 y 4 horas y tenés que cambiar en Bruselas.
  • Si vas desde París Nord son unas 3 horas cambiando también en Bruselas. En el caso de que vayas por el día podés buscar algún tour para aprovechar mejor el tiempo, ya que es un destino bastante común para hacer desde París.

Lugares imperdibles que tenés que ver en Brujas

Para conocer Brujas podés comenzar con un Tour gratuito que te va a dar un panorama general.

 

Si vas a hacer el recorrido por tu cuenta, podés comenzar en la estación de Brujas (Brugge) y de ahí caminar hasta el Centro Histórico que está a unos 20 minutos de distancia. En el camino podés pasar por la Catedral San Salvador.

Estas son nuestras 15 razones por las que deberías visitar Brujas

1- Conocer la Catedral de San Salvador

Conocer la Sint-Salvatorskathedraal es uno de los lugares imperdibles que tenés que ver en Brujas. Fue construida entre los siglos XI y XV y es la más antigua de la ciudad. Su origen se remonta hasta el siglo IX cuando se construyó la antigua capilla románica.

Junto con el Belfort y la torre de la Iglesia de Nuestra Señora, la torre campanario de la catedral constituye uno de los puntos más altos de la ciudad.

En el interior vas a encontrar muchas obras de arte, como las pinturas de los “primitivos flamencos”, Hugo van der Goes y Dirk Bouts.

Si tu visita coincide con alguna fecha festiva, es posible que puedas asistir a una celebración religiosa en neerlandés, como en el día de la Santa Sangre (que te contamos más adelante).

2- Recorrer el Grote Markt – lugar que tenés que ver en Brujas

Siguiendo por la Steenstaat vas a llegar a la Plaza del Mercado, centro neurálgico de la ciudad.

El espacio de la plaza está rodeado por las características fachadas escalonadas de las casas de los antiguos gremios medievales. En otro de los lados de esta plaza está el Landhuis o Palacio Provincial. Es un edificio neogótico que antiguamente se dedicaba al comercio de telas y se destaca por su fachada de piedra blanca.

3- Subir al Atalaya – un imprescindible que tenés que ver en Brujas

En el lado sur se ubica la torre del Belfort o Atalaya medieval que data del siglo XIII. Este campanario tiene 83 metros de altura y es uno de los símbolos del poder que tenía la ciudad durante la Edad Media tardía.

Podés subir a esta torre Atalaya de 366 escalones desde donde vas a tener una maravillosa vista panorámica de la ciudad y sus alrededores.

4- Recorrer la Plaza Burg 

Otro de los lugares imprescindibles que tenés que ver en Brujas es la Plaza Burg. Está muy cerca de la Plaza del Mercado y vas a ver también edificios importantes como el Ayuntamiento.

El ayuntamiento es un edificio construido en estilo gótico-florido, típico de la arquitectura flamenca de los siglos XIV y XV.

5- Entrar a la Basílica de la Santa Sangre

En la misma Plaza Burg, junto al Ayuntamiento, vas a encontrar a la Basílica de la Santa Sangre.

El edificio está compuesto por dos iglesias: en la parte inferior está la Capilla de san Basilio y en la superior la de la Santa Sangre.

Dentro de esta basílica está la reliquia más prestigiosa de la ciudad: unas gotas de la Sangre de Cristo que se guardan en un relicario de oro y piedras preciosas. Se cree que esta reliquia fue traída de Tierra Santa por el conde de Flandes en 1149.

Todos los días a las 14 horas la reliquia se muestra al público. Pero la fiesta más importante es la Procesión de la Santa Sangre que se celebra el Día de la Ascensión. En esa fecha el relicario recorre la ciudad acompañado de desfiles medievales.

6- Descubrir rincones como la Blinde Ezelstraat que tenés que ver en Brujas

Desde la Plaza Burg podés continuar tu recorrido por la Blinde Ezelstraat. Esta es una de las calles paradigmáticas que tenés que ver en Brujas.

Qué ver en Brujas

Una de las leyendas cuenta que el nombre “Blinde Ezelstraat” (el callejón del asno ciego) se refiere a un burro que trabajaba en un molino y al que le tapaban los ojos para evitar la monotonía de su trabajo. No se sabe cuanto tiene de real esta leyenda, pero este es uno de los rincones más lindos que tenés que ver en Brujas.

Se ubica bajo la arcada del Palacio de la Cancillería y desde ahí podés ir hasta los canales.

7- Pasear por los Canales en barca

Por supuesto los canales están entre los imprescindibles que tenes que ver en Brujas. Estos son atravesados por los puentes de piedra que dan nombre a esta ciudad.

Al cruzar la Blinde Ezenstraat vas a llegar al Groenerei, el Muelle verde, llamado así por la gran cantidad de vegetación y por el color del agua.

Qué ver en Brujas

8- Sacar la típica postal en el Muelle del Rosario – otro lugar imprescindible que tenés que ver en Brujas

Después de cruzar el Groenerei vas a llegar al Muelle del Rosario que está en el canal Dijver. Este es uno de los puntos más turísticos y fotografiados, donde vas a conseguir la típica postal de Brujas.

Desde acá podés también tomar la excursión en barca que recorre los canales de la ciudad.

Desde el Muelle del Rosario podés seguir caminando a lo largo del Dijver hasta el museo.

9- Descubrir las pinturas del Museo Groeninge

Uno de los museos de Brujas es el Groeninge donde vas a ver una interesante colección de pintura flamenca y de la historia del arte belga hasta el siglo XIX.

Qué ver en Brujas

Entre las principales obras se destacan:

  • “La Virgen del Canónico Van der Paele”, de Jan van Eyck.
  • El “Triptico de Moreel” de Hans Memling.
  • “La Justicia de Cambises”, de Gerard David.
  • “El Juicio Final” de El Bosco.
  • “Muerte de la Virgen”, de Hugo Van der Goes.

La entrada la compras directamente en el lugar. Si querés ver más sobre este museo podés entrar a la web del Groeningemuseum.

10- Pasear por el Puente de San Bonifacio

La zona del entorno del museo es también un lugar con mucho verde y puntos fotografiables como el Puente de San Bonifacio.

Tanto la visita al museo como el paseo por el Puente de san Bonifacio son motivos que merecen una visita a Brujas

Cruzando este canal vas a llegar a la Iglesia de Nuestra Señora.

11- Ver la escultura de Miguel Ángel en la Iglesia Nuestra Señora

La iglesia de Nuestra Señora de Brujas es un edificio medieval que tiene la torre más alta de la ciudad.

Lo interesante de esta iglesia, además de su edificio, es que en su interior vas a encontrar la escultura de la “Virgen con el Niño” de Miguel Ángel. Otro de los motivos por los que deberías conocer Brujas.

Esta escultura se conoce como la “Madonna de Brujas” y fue realizada en 1504.

También hay pinturas de artistas flamencos como Gerard David y Pieter Pourbus.

12- Visitar el Museo Memling

Otros de los museos que tenés que ver en Brujas es el dedicado al pintor flamenco.

El museo está ubicado en el antiguo hospital de San Juan, frente a la iglesia de Nuestra Señora. Además de las obras de Hans Memling, entre las que se destaca el impresionante Tríptico de San Juan Bautista y San Juan Evangelista, podés recorrer las instalaciones del hospital medieval y una farmacia del siglo XVII llena de frascos medicinales.

13- Recorrer el Lago del amor – un lugar imprescindible que tenés que ver en Brujas

Por último, un lugar imperdible que tenés que ver en Brujas es el Minnewaterpark.

Es el parque más romántico y colorido de Brujas, donde se encuentra del “Lago del amor”. Este lago rectangular está siempre poblado de cisnes y rodeado por las típicas casas flamencas y el verde de la vegetación.

Detrás de este parque vas a ver el Begijnhof de Brujas o Beaterio. Estos patios son muy comunes en la región y se usaban para albergar a mujeres viudas. También podés verlos en otras zonas de los Países Bajos como en Haarlem o Ámsterdam.

14- Comer chocolate belga 

Si estás en Bélgica, obviamente no podés dejar de probar el exquisito chocolate. En Brujas tenés también un museo del chocolate, el Choco-Story.

15- Comprar los típicos encajes de Brujas

Y además de chocolates, Brujas es una ciudad conocida por su característico encaje de bolillos. Vas a encontrar muchos locales de venta y también un museo del encaje, el Kantcentrum.

Qué hacer en Brujas en 1 día

No te vayas de Brujas sin probar el chocolate y la cerveza belga!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here