La casa de Monet en GIVERNY – Recorrido desde París en el día

1156

En aproximadamente una hora y media de viaje desde París, podes llegar a Normandía y visitar el pueblo donde está la casa de Monet en Giverny.

Seguramente te gusta la pintura impresionista y además, muchas veces habrás escuchado hablar de Monet y visto sus obras. Por eso, si querés pasar un día rodeado de un paisaje de ensueño y sentir que estás dentro de una pintura, te recomiendo que hagas ésta escapada desde París.

La casa-museo del pintor impresionista Claude Monet está en el número 84 de la rue Claude Monet.

Vas a podés recorrer las habitaciones de la casa, el taller del pintor y sus jardines, muchas veces reproducidos en sus obras.

La casa de Monet en Giverny
Viajaleaks

Cómo llegar a la casa de Monet en Giverny

La forma más directa de llegar es en auto. Son 74 kilómetros desde París, por lo que tardarías aproximadamente 1 hora y media.

También podés ir en tren.

Partiendo desde la estación Saint-Lazare de París, en aproximadamente 45 minutos llegás a la estación Vernon-Giverny.

Podés consultar horarios y precios en la web de trenes de Francia.

Después, desde de la estación hasta Giverny, podés tomar un bus que hace ese recorrido en unos 20 minutos.

  • No te pierdas esta guía de París para ver todo los que podés hacer en la capital francesa.

 

La Casa

Monet se instaló en Giverny en 1883 y vivió ahí hasta su muerte en 1926.

Durante este tiempo organizó y amplió la casa.

También construyó el famoso jardín con estanque de nenúfares. Este jardín tiene además un puente japonés colgante rodeado de vegetación.

La casa de Monet en Giverny

El propio Monet eligió los colores con los que pintó la fachada de la casa.

Eligió el color rosa para las paredes y el verde oscuro para la carpintería. Así logró que los colores de la fachada se fundieran con los de la vegetación. Con las rosas que se trepan por la pérgola, la viña, los narcisos, lirios, peonías y capuchinas del jardín de la entrada.

En tu visita a la casa de Monet en Giverny vas a poder recorrer todas las estancias.

En las habitaciones se mantuvo tanto la construcción, como el mobiliario y los objetos originales de la época.

La visita comienza por el Salón azul, una habitación que usaban su esposa Alice y sus hijos. Tiene paredes y muebles azules.

Continúa con L´epicerie o bodega, donde se guardaban los alimentos y el taller donde trabajaba el artista y que usaba también para recibir visitas.

En el primer piso están el dormitorio de Monet, con vista hacia el jardín, y el dormitorio de Alice.

Nuevamente en la planta baja, podes ver el comedor pintado de amarillo y la cocina con azulejos blancos y azules.

El jardín

Estos jardines fueron muchas veces representado en sus pinturas. Los podés ver, por ejemplo, en la famosa serie “Los nenúfares”, que Monet comenzó en 1906.

Actualmente estas obras se exponen en el Musée de l´ Orangerie de París, en el Instituto de Arte de Chicago y en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

El jardín está dividido en dos partes:

El Clos Norman está al frente de la casa.

El Jardín de agua tiene un estanque con los nenúfares, el puente japonés y mucha vegetación. Como sauces, glicinas y otras plantas exóticas traídas de distintos lugares del mundo.

Tené en cuenta que las visitas no se realizan en invierno. La casa de Monet en Giverny solo puede visitarse entre fines de marzo y el 1° de noviembre.

Podés consultar horarios y precios en la web de la Fundación Monet.

Después de visitar la casa de Monet en Giverny, y antes de regresar a París, podés aprovechar para dar un paseo por los alrededores.

El pueblo mismo mantiene intacto su carácter de antaño y en él se respira la atmósfera impresionista que inspiró a tantos artistas a fines del siglo XIX.